Fulares portabebés

Con este tipo de fulares se pueden preparar asientos para los bebés que vayan de rodilla a rodilla manteniendo totalmente su postura. Se trata de un artículo que se recomienda a los padres y madres que nunca han porteado bebés antes y quieren empezar a hacerlo de forma sencilla. Los fulares elásticos son interesantes ya que se puede elegir un fular con pre-anudado básico, para lo cual habrá que atar el fular y después poner al bebé y sacarlo sin deshacer este nudo.

Lo mejor será empezar con este tipo de fulares y utilizarlo al menos durante cinco o seis meses hasta que el pequeño ya pueda ir en mei tai porque habrá adquirido un mayor tono corporal. Según el tejido que se elija se podrá utilizar un tipo de fular u otro hasta que el pequeño tenga un peso concreto. Cuanto menor sea el % de elastán, más se podrá utilizar.

Además, se debe tener en cuenta el diferenciar entre los kilos que aguanta el fular y los kilos recomendados para que el porteo sea más o menos cómodo en un fular elástico. Casi todos los fulares aguantan hasta 15 kilos si se ajustan bien, pero hay que tener cuidado porque cuanto más pese podrá ceder la tela y el bebé vaya “botando”, lo cual será incómodo tanto para el porteador/a como para el bebé, que cada vez estará más hacia abajo.fular semirígido

Cuando te hayas decidido por un tipo de fular, teniendo en cuenta que los más recomendados son los elásticos, deberás seguir revisando para poder seleccionar, de entre miles de posibilidades, que diseño, tejido, modelo etc. prefieres para ti. Y sobre todo interesarte de todos los precios y la calidad que ofrece la marca.

Algunos de los fulares elásticos más conocidos tienen un 5% de elastán y son asequibles para utilizarse hasta los 8 kilos, aproximadamente, aunque podrían llegar a utilizarse hasta con 15 kilos si se ajustan de forma adecuada. Se trata de un modelo muy fácil de colocar, ya que se ajustará al cuerpo del porteador y también al del bebé sin molestarle para nada.

Otra opción interesante son los modelos elásticos con un menor porcentaje de elastán pero una gran cantidad de algodón, lo cual hace que se pueda colocar un bebé de mayor peso muy cómodamente y que es tejido sea realmente cómodo. Y otra opción muy popular son los fulares semielásticos con acabados de bambú orgánico, que además de resultar muy suave para tu pequeño, es antibacteriano, transpirable y también aislante, así como realmente ligero y suave.

Existen muchas reseñas en las que consideran el fular como uno de los mejores métodos de porteo ergonómico para tu bebé.

Vamos a analizar los 3 tipos de fulares portabebés en función del tejido con el que estén confeccionados:

FULAR ELÁSTICO.

Suave y agradable al tacto, por lo que es muy recomendable para portear a recién nacidos.

Este fular portabebé, además, permiten realizar un preanudado y meter y sacar al bebé sin necesidad de poner y quitarnos el fular.

Se desaconseja el uso de este fular portabebé cuando el bebé crece (ya que una sobrecarga de kilos dará de sí el tejido) y en verano, en el que deberemos optar por telas más frescas y que nos permitan otro tipo de anudados.

FULAR SEMIELÁSTICO.

Son una combinación entre el fular elástico y los de tela.

Al no llevar elastán en su composición nos permitirán transportar mas kilos que el anterior. Sin embargo, no nos permiten realizar el preanudado, por lo que requieren una mayor práctica a la hora de utilizarlos y ajustar con nuestro bebé encima.

FULAR TEJIDO.

Este fular si nos abarcará más etapas: puede ser utilizado desde el nacimiento hasta que el niño cumpla 4 ó 5 años, ya que tanto el tejido como el nudo nos permitirán un gran soporte que no ceda a pesar del peso del pequeño.

Normalmente son de sarga o Jaquard, y se usan materiales que van desde el algodón, hasta al lino, cáñamo, bambú, etc. tejidos muy resistentes tanto al peso como a la tracción.

Además serán los fulares más recomendables para portear en verano, al ser tejidos más frescos, aunque optaremos siempre por un anudado de una sola capa.

Pros

  • Se puede usar desde el nacimiento.
  • Es el más versátil: permite gran variedad de posturas.
  • No tiene límite de kilos como tal. Podrás portear a tu hijo durante todas sus etapas.

Contras

  • Es, quizás, el más técnico. Requiere aprender a hacer los nudos, tensar la tela y una colocación correcta del bebé.